Francisco Sanhueza, el chofer del micro de Turbus que volcó cuando 19 muertos en la ruta 7 en la Alta Montaña mendocina, le dijo a los uniformados que lo vigilan en la comisaría 11 de Luján - donde está detenido-  que quiere quitarse la vida. Así lo indicó el fiscal de la causa, Gustavo Pirrelo, en declaraciones a Canal 7 Mendoza. El funcionario ordenó que personal del Cuerpo Médico Forense le realice pericias para conocer objetivamente su estado de salud mental.

 

"Me pusieron en conocimiento que por la tarde (ayer por la tarde) esta persona se sentía mal. Le permitieron bañarse, cambiarse, un médico clínico lo revisó y de vuelta manifestó a personal de guardia que se iba a quitar la vida. Ordené el traslado para un examen psicológico a los efectos de preservar la integridad física. En este momento lo están analizando los psicólogos del Cuerpo Médico Forense y si ellos recomiendan la internación, voy a seguir el dictamen de los profesionales", dijo Pirrelo.

 

Francisco Sanhueza fue entrevistado en la cárcel días atrás

 

Las declaraciones del fiscal se dan luego de que  Francisco Sanhueza diera una entrevista a la televisión chilena. La misma no fue autorizada por las autoridades argentinas que ya ordenaron investigar quien permitió su realización. En esa entrevista,  Sanhueza, se mostró arrepentido por lo sucedido. "Pido disculpas y ruego a Dios que a esas personas que les causé todo el daño posible, encuentren la calma... No fue intencional, fue un accidente", dijo el conductor detrás de las rejas de su celda.

 

El chofer chileno está imputado por homicidio simple con dolo eventual por las 19 muertes y por lesiones leves, graves y gravísimas dolosas que provocó a los más de 20 heridos.