Cuatro personas fueron demoradas en la terminal de ómnibus Mariano Moreno, de Rosario (Santa Fe), por presuntamente intentar vender a un bebé de 10 días. El fiscal Lucas Altare dio intervención a la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia y a la Justicia de Menores en turno.

Todo comenzó cuando, un grupo de policías que cumplen tareas en terminal de Rosario recibió la información de que dos parejas con un bebé discutían por calle San Nicolás, en inmediaciones al edificio. De inmediato, se dirigieron al lugar, donde procedieron a entrevistar a las cuatro personas. 

Los agentes conocieron que una pareja pretendía vender su bebé de diez días a la otra pareja, por el que ya había pagado 40 mil pesos. Por ese motivo, los uniformados dieron aviso al Ministerio Público de la Acusación (MPA), donde tomó intervención el fiscal Lucas Altare.

El fiscal dio intervención a la Secretaría de Familia y a la Justicia de Menores en turno. Posteriormente ordenó que la pareja vendedora sea demorada en la comisaría 2ª por el delito de supresión de identidad y el dinero fue secuestrado.