Los Cufré y los Flores fueron unos de los primeros en instalarse en el cerro para vivir el espectáculo final de la Fiesta Nacional del Sol. Las familias, que son oriundas de Caucete y Rivadavia, llegaron al lugar antes de las 15 para obtener un buen lugar en la montaña. “Antes de que abrieran, nosotros ya estábamos acá”, contaron entre risas.

 

Las familias, que armaron una carpa ante la probabilidad de lluvia, llegaron al lugar con conservadoras, reposeras, una mesita y hasta con unos binoculares para poder achicar los metros de distancia entre su posición y la del escenario mayor.

 

 

“Esperamos que el espectáculo supere al del año pasado, que nos sorprenda”, manifestó una de las integrantes del clan Cufré.