Por Mario Luis Romero - Enviado especial de DIARIO DE CUYO