Hoy domingo
Jettatore abre el festival, hoy a las 20 hs. en el Teatro de Albardón, gratis. Mariana Chaud en la dirección y adaptación del clásico de Gregorio De Laferrère, donde la idea de "la mala suerte" atraviesa también al elenco, que va sufriendo algunas bajas. Los actores empiezan a estigmatizar a uno de ellos como el causante de la yeta.

 


El público sanjuanino tendrá la oportunidad -a partir de hoy- de ver espectáculos de calidad en la Edición 2017 del Circuito Teatral que organiza el INT en el marco del Festival Teatro Arriba, reuniendo producciones nacionales e internacionales de excelencia. En cuanto a las obras nacionales, algunas imperdibles son: "Nenúfares, un espectáculo puto" (Santa Fe), con puesta en escena de Edgardo Dib y Pablo Tibalt, obra que evoca el universo de Copi, el emblemático historietista y dramaturgo argentino radicado en París conectándonos con su imaginario desde un relato ficcional. Copi-personaje hace emerger sus nenúfares, cuales flores danzantes, trío de mujeres-hombres, personajes a-genéricos o trans-genéricos acordes con la lógica transgredida, a-normal, en el sentido de "sin normas" o de "no normado" de este universo copiano. La indagación existencial y autorreferencial sobre el teatro y el oficio del actor, el buceo en los límites de la teatralidad, está presente tanto de manera estructural como discursiva en la obra. "Cuando cae el telón antes de llegar al camarín hay un instante en que uno no es nadie", dice uno de los personajes. El recurso procedimental y a la vez poético de mostrar los bordes del acontecimiento teatral (límites entre artistas, técnicos y espectadores), tiene su correlato y coherencia con la propuesta de esta obra-homenaje a Copi, que justamente era un artista extravagante, transgresor, des-delimitado, sensible e irreverente. La obra "Barroco Americano" de Alberto Moreno (Catamarca), cuenta cómo un elenco intenta montar la obra "Cuarteto o los músicos van al infierno", texto premiado del mismo Moreno. Hecho que ya nos sitúa desde su proceso creativo en una genética compositiva de metateatralidad y autorreferencialidad como procedimientos constructivos. Los personajes luchan para poder "representar" la obra produciéndose fricciones liminales entre lo real y lo ficcional en esos personajes-personas. Los límites entre teatro y vida, las citas a la "Divina Comedia", las proyecciones en videos, los relatos distanciados con soportes tecnológicos, las alusiones contextuales, las construcciones tanto biográficas como ficcionales componen este entramado de impactante espesor simbólico. "Constanza muere", de Ariel Farace (CABA) nos presenta un cuadrilátero escenográfico, casa-universo de una anciana que vive sola pero acompañada de elementos y seres especiales, alegorías reales y surreales de su micromundo. Allí se desenvuelven los rituales vitales finales de esta anciana, sus rutinas y repetidos gestos, su lucha singular, cuerpo a cuerpo con la misma muerte que acecha de manera extraña. La idea de la propia muerte no puede ser otra cosa que una ficción, una idea, una fantasía, mientras vivimos, pues "no sabemos nada de ese ir, que no comparte con nosotros", como dice Rilke en su poema "Experiencia de la muerte". La obra, es conducida por la actriz en una composición singularísima que pide cercanía al espectador para poder dejarnos afectar por todos los recorridos de su poética actoral.


La clásica pieza del teatro argentino "Jettatore", de Gregorio de Laferrère, llega de la mano de la directora bonaerense Mariana Chaud, con un elenco en el que reconocemos algunos talentosos del teatro independiente porteño. El tema de la "yeta" y su construcción en una divertida pero profunda visión, da un giro en esta versión en la que se incorpora una idea metateatral: el tema de "la mala suerte" tomará también a los actores, quienes -llenos de cábalas para espantarla- empiezan a estigmatizar a uno de los compañeros como el causante de la yeta. De esta manera, el tema de la historia de la obra se replica y abisma en quienes la están representando.


Obras destacadas en teatro de títeres y teatro musical para toda la familia son "Los Beateres (Un mundo paralelo)" del emblemático grupo de Títeres "El Chonchón" (Córdoba), que rinde tributo a la legendaria banda británica mediante sus títeres de guante: Los Beateres son los Beatles de los títeres y viven en un mundo paralelo al del mítico cuarteto. Y "Lo que esconden los sombreros" de los geniales "Marabunta Teatro" de Mendoza, obra que aborda el reconocimiento del congénere en su diversidad e igualdad con música original ejecutada en vivo. Recomiendo enfáticamente que los adultos, además de los niños, no se pierdan estos espectáculos altamente disfrutables de nuestro teatro argentino. Todas las obras mencionadas conforman orgullosamente el mapa de nuestro cada vez más enriquecido e interesante país teatral federal.