Impecable. Así fue “Sueños de libertad”,  el espectáculo a través el cual más de 400 artistas, lograron un relato  fluido  que le permitió al público conocer los pormenores de la gesta sanmartiniana.


Fue  la lectura de unas cartas entre el San Martín viejo, encarnado por Benjamín Kuchen, y su hija Merceditas  lo que  llevó a los sanjuaninos  a viajar en el tiempo y encontrar al prócer cuando planeaba  su mayor hazaña, cruzar la Cordillera de los Andes.


Durante 11 cuadros,  se pasó por el intercambio de palabras e ideas con diferentes patriotas de la talla de Pueyrredón, Belgrano, entre otros personajes,  y acciones que hacían al acontecer diario de la provincia. 

Uno de los momentos más emotivos fue  cuando se crearon  los Granaderos  a caballo y la activa participación de las mujeres. Los miedos, la protección y la labor femenina se marcaron a través del baile y la música. 

 

La montaña fue el paisaje reinante de la hazaña, de la lucha cuerpo a cuerpo, del devenir de una historia de valor y coraje.   Finalmente, un cóndor fue la señal del sueño cumplido, la proeza lograda.